KidWorks mola… literalmente. Cada sábado, hasta 14 madres de alumnos de KidWorks se reúnen en nuestro Centro Dan Donahue para asistir a nuestras clases de Zumba, recientemente relanzadas.

Es una mezcla de forma física, diversión y amistad que respalda nuestro objetivo de servir tanto a los padres como a los alumnos inscritos en nuestros programas.

Desde septiembre, las madres se reúnen todos los sábados a las 8 de la mañana para hacer ejercicio durante una hora, dirigidas por la voluntaria Hortencia Plascencia, que lleva ocho años impartiendo clases de Zumba.

“La idea de ofrecer clases de Zumba surgió directamente de las madres cuando este verano hicimos una encuesta a los padres sobre los talleres y actividades que les gustaría ver”, dice Patty Nava, nuestra Asistente del Programa de Participación Familiar y Comunitaria. “Inmediatamente nos pusimos a trabajar en su petición”.

Uno de los sorprendentes -y bienvenidos- beneficios de las clases es cómo han hecho correr la voz sobre KidWorks en la comunidad del centro de Santa Ana.

“Las madres que quizá no habían oído hablar de KidWorks ahora conocen las oportunidades que ofrecemos a sus hijos e hijas”, dice Sonia Ríos-Guzmán, nuestra Directora de Participación Familiar y Comunitaria.

Las mamás están encantadas de que KidWorks ofrezca Zumba.

“Empecé a ir a Zumba porque quería seguir mejorando mi salud”, dice Verónica Catalán, cuya hija Sophia,de 10º curso, está inscrita en nuestros programas. “Me gusta mucho Zumba y conocer a otros padres”.

Verónica añade: “Me siento bien viniendo los sábados y haciendo ejercicio. Me siento bien conmigo misma. El ambiente es genial y puedo ver a mamás felices y aliviadas del estrés”.

“Me gusta venir a Zumba porque es relajante, se llega a construir nuevas amistades y el objetivo general para todos nosotros es construir un estilo de vida mejor y más saludable”, dice Yadira Mora, mamá de quinto grado, Amy, y noveno grado, Leslie, que están inscritos en nuestros programas.

Yadira añade: “Sé que el cambio no se va a producir de la noche a la mañana, pero hacer ejercicio e intentar cambiar por el bien de mi salud es lo que me hace seguir adelante. Zumba me da motivación y me hace ir paso a paso”.

Cada clase se llena de música, desde canciones de cumbia de Selena Quintanilla (un género latinoamericano) hasta temas de hip hop de Jennifer López.

“Hay muchos movimientos espaciales, así como saltos y movimientos de manos”, dice Patty. “Muchas participantes han traído a sus madres, vecinas, hijas y hermanas. Cuando acaba la clase, las mamás ayudan a colocar la sala en su sitio para que esté lista para los alumnos.”

Zumba es un ejemplo de cómo KidWorks involucra a los padres en programas diseñados específicamente para satisfacer sus necesidades. Otros ejemplos son las formas de ayudar a sus hijos académicamente, el acceso a los recursos que ofrecen la ciudad y el condado, además de oportunidades de voluntariado en KidWorks y en proyectos de mejora y seguridad de la comunidad, por nombrar sólo algunos.

Las madres interesadas en inscribirse en las clases de Zumba o saber más sobre Zumba pueden llamar a Patty Nava, Asistente del Programa de Participación Familiar y Comunitaria al (714) 834-9400, ext. 127 o enviarle un correo electrónico a patricia.nava@kidworksoc.org.

Por Glenn Leibowitz, escritor voluntario

Categories